Jefa de División de Supervisión de la SES expone en seminario sobre Prevención de Violencia de Género en la Educación Superior

La jefa de la División de Supervisión de la Superintendencia de Educación Superior (SES), Ana Luisa Neira, fue una de las expositoras en el seminario “Prevención de la Violencia de Género en la Educación Superior y el Trabajo”, organizado por la Universidad Santo Tomás, y que tuvo como objetivo visibilizar y compartir buenas prácticas para la institucionalización de la perspectiva de género en espacios educativos y laborales.

Ana Luisa Neira, jefa de la División de Supervisión de la Superintendencia de Educación Superior (SES).

Desde el rol de supervigilancia y de fiscalización que la Superintendencia desarrolla en torno al funcionamiento de las instituciones de educación superior del país, Neira destacó que el monitorear la implementación de la Ley 21.369 que previene y sanciona el acoso sexual, la violencia y la discriminación de género en el ámbito académico (ASVDG) ha sido un desafío enorme “porque no se trata de un proceso mecánico y simple; sino que es avanzar en un cambio cultural, superar prácticas que han sido aceptadas históricamente; se trata de un remezón a toda la comunidad y, como toda experiencia de cambio, tendremos avances y retrocesos”.

La representante de la SES destacó que se ha constatado un esfuerzo institucional muy grande en la elaboración de una política integral en contra del acoso sexual, la violencia y la discriminación de género, la implementación de los modelos de prevención y de investigación y sanción, y las demás exigencias legales; que implican recursos humanos y económicos.

“En nuestra labor de mediación de reclamos e investigación de denuncias, desde la entrada en vigencia de la ley en septiembre de 2021; de más de 8.000 casos, hemos identificado que menos del 1% del total se refieren a casos por la Ley 21369. Parece esperanzador, en el sentido de que pareciera que los casos son pocos o que están siendo abordados eficientemente por las instancias internas de las IES. Sin embargo, cada uno de ellos nos refleja que hubo protocolos preventivos que fallaron”, enfatizó Neira.

Sergio Paixao, especialista en Normas Internacionales de Trabajo, OIT; Ana Luisa Neira y Juan Pablo Guzmán, rector Nacional del IP-CFT de Santo Tomás.

La jefa de la División de Supervisión de la SES detalló que cada caso de ASVDG tiene un efecto expansivo en la comunidad en que se insertan los involucrados que puede ser muy destructivo de la convivencia de la comunidad. “En la Superintendencia hemos visto que muchas de las paralizaciones estudiantiles tienen como origen una situación de acoso sexual, violencia o discriminación de género que no fue resuelto oportunamente”.

En cuanto a las acciones desarrolladas por la Superintendencia, Neira destacó que en 2022 se desarrolló un plan de fiscalización orientado a determinar el estado de implementación de la Ley 21.369 en cada institución. De las 159 instituciones evaluadas en esa ocasión: 6 IES no cumplieron y 141 cumplieron total o parcialmente.

Respecto a las últimas acciones de la SES en esta materia, Neira recordó que a comienzo de noviembre se emitió una circular que actualiza interpretación de Ley 21.369 y que la División de Supervisión está trabajando en un nivel preventivo y de fiscalización. “Nuestro propósito es poder acompañar en la mejora de los procesos a las instituciones de educación superior, a través de instancias de retroalimentación individuales y colectivas. Para eso, estamos revisando la información de todas las IES y esperamos poder entregarles algunas orientaciones de lo que hemos visto en la documentación que recibimos con ocasión del plan de fiscalización 2022; enseguida, nos gustaría presentarles a todas las IES la forma en que la SES mira el cumplimiento de la Ley, que ha sido una demanda que las IES le han hecho al Superintendente”, concluyó.