Superintendencia designa a administrador provisional para que tome control de la Universidad de Aysén

La Superintendencia de Educación Superior (SES) informó que después de analizar detalladamente los resultados de las diversas acciones de investigación desarrolladas para conocer la real dimensión de la situación financiera que enfrenta a Universidad de Aysén, se constató que ésta presenta: Un déficit financiero estructural, producto de la incapacidad para generar, a través de su operación, los recursos necesarios para cubrir oportunamente sus costos y gastos; una situación crítica de caja por falta de liquidez, que ha derivado en incumplimientos de sus obligaciones laborales, financieras y administrativas y serias deficiencias en la gestión institucional para enfrentar los problemas que la afectan y adoptar medidas de ajuste oportunas.

Con el objetivo de garantizar la adecuada gestión de la institución y abordar los problemas detectados, la Superintendencia ha decidido aplicar la medida de designar un administrador provisional, cuya responsabilidad será implementar un plan de trabajo aprobado y monitoreado por la Superintendencia durante un periodo inicial de dos años.

Es importante destacar que la figura del administrador provisional es temporal y busca superar el complejo escenario actual, permitiendo que, una vez estabilizada la situación, la administración y gobierno de la institución regresen a las autoridades y directivos de la Universidad que correspondan, de acuerdo con sus propios estatutos.

Para asegurar una coordinación efectiva y apoyar el avance del administrador provisional, la Superintendencia de Educación Superior y la Subsecretaría de Educación Superior han suscrito un convenio de colaboración. Este convenio tiene como objetivo acompañar a la Universidad de Aysén durante el proceso, así como favorecer el desarrollo del plan de tutoría que ejecutará la Universidad de Tarapacá, con miras a la acreditación que deberá enfrentar la casa de estudios aysenina dentro de los próximos años.

El respaldo integral también contempla el traslado de un equipo de la Superintendencia a Aysén para facilitar el acompañamiento. Asimismo, se trabajará en estrecha colaboración con la Subsecretaría para alinear los fondos concursables que obtenga la Universidad de Aysén con las necesidades de desarrollo que requiera la institución.

Administrador Provisional

La Superintendencia de Educación Superior ha decidido nombrar a Juan Pablo Prieto Cox como administrador provisional de la Universidad de Aysén, en base a su dilatada y reconocida experiencia como académico y directivo en distintas universidades del país. Prieto es Licenciado en Matemáticas de la Universidad de Chile, Doctor en Matemáticas por la Ohio State University (Estados Unidos) y con perfeccionamiento en gestión universitaria (OUI, LASPAU, OECD-IMHE, Universidad Politécnica de Cataluña, España). En su nutrida trayectoria académica se desempeñó como Vicerrector de Desarrollo en la Universidad de Talca entre 1999 y 2003, para asumir ese año el cargo de Vicerrector Académico en la misma institución, el cual ocupó hasta 2006. Entre 2009 y 2013 fue Vicerrector Académico en la Universidad Viña del Mar y en 2013 fue nombrado Rector de la misma casa de estudios, concluyendo su mandato en septiembre de 2017.

En el ámbito público participó en la Comisión Asesora Presidencial para la Educación Superior (2007-2008). Entre 2007 y 2010 fue representante de la Presidenta de la República en la Junta Directiva de la Universidad de Playa Ancha y Presidente de dicho organismo por un período. Entre 2010 y 2013 fue miembro del Comité Consultivo de Pregrado en la Comisión Nacional de Acreditación (CNA).

Recientemente se desempeñó como Vicerrector Académico de la Universidad Central, cargo que ocupó desde diciembre desde 2019 a febrero del 2023, asumiendo a contar de esa fecha la dirección del Instituto de Investigación y Postgrado de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de esta misma universidad.

La Superintendencia de Educación Superior confía en las capacidades del nuevo administrador y agradece su disposición para asumir esta importante tarea. Asimismo, valora la comprensión y colaboración de la comunidad de la Universidad de Aysén para seguir contribuyendo en este determinante proceso, que debería redundar en la consolidación de su proyecto institucional, estatal y regional.